Horas de playa sobre la arena, tomando el sol y refrescantes chapuzones en el mar, relajan cuerpo y mente. Y esas noches con la vista puesta en las estrellas. O escuchando el romper de las olas mientras disfrutamos de una exquisita cena junto al mar.

¿Y los atardeceres? Contemplarlos en la mejor compañía, brindando con alguno de los vinos canarios con Denominación de Origen, nos hará olvidar el reloj para disfrutar intensamente el momento.

Related Posts

Leave A Comment